Síndrome Visual Informático: Tips para remediar este mal

Si gran parte de tu día transcurre frente a un ordenador, la salud de tus ojos puede resentirse.

La fatiga visual es un mal contemporáneo ¿Acaso nunca has dicho, restregando tus ojos, que precisás un buen descanso?

Lo cierto es que al tiempo que el mercado tecnológico adquiere más y nuevos clientes, los inconvenientes en la salud visual se incrementan notablemente. Hablamos del Síndrome Visual Informático, una patología que se extiende con el uso prolongado de monitores, celulares, ebooks y videogames, entre otros dispositivos.

¿Qué es aquello que irradian los monitores? Los rayos se dividen entre ionizantes y no ionizantes. En los primeros se encuentran los rayos X, mientras que en el grupo restante se ubican los ultravioletas e infrarrojos. A esta ecuación se añade la carga electrostática en la superficie de las pantallas: basta con que acerques tu mano al monitor para comprobarlo.

Entre las manifestaciones más habituales aparece la irritación, el enrojecimiento, la presencia de ojeras, sequedad o lagrimeo excesivo, picazón, y eventuales jaquecas, además de las consecuencias que estos hábitos conllevan a largo plazo en lo que refiere al bienestar de tus ojos.

Pero no hay que quedarte con los brazos cruzados, ya que existen medidas a tomar para que tus ojos sigan brillando o, si ya no lo hacen, que comiencen a recuperar paulatinamente su plenitud. Por eso, toma nota de los siguientes consejos:

  • Escuchar a los profesionales: un médico oftalmólogo determinará si precisas utilizar gafas, las cuales pueden incluir un sistema anti reflejo que será un escudo de protección entre las radiaciones y tus ojos.
  • Personalizar tu espacio: es bueno tener en cuenta que el ambiente se encuentre bien iluminado, posicionando el monitor en forma perpendicular a los accesos de luz, ubicarse a una distancia de aproximadamente a 80 centímetros respecto a la pantalla y poner especial atención a la altura en la que se ubica el dispositivo.
  • Obsequiar un descanso a tus ojos: hacer pausas por intervalos y pestañear de modo que tus ojos se lubriquen correctamente. Para evitar la sequedad, ayudarse con lágrimas artificiales. Se consiguen en cualquier farmacia.
  • Auxilios naturales: la naturaleza puede ser una aliada para tus ojos. Es siempre bueno consultar con tu médico nutricionista qué alimentos añadir a la dieta, los cuales son beneficiosos para la salud de tu visión.

Finalmente, es bueno tener en cuenta que los buenos monitores incorporan una tecnología superior en cuanto al refresco de la imagen, lo que se traduce en menor cansancio visual. En definitiva, se trata de una inversión para tu salud que repercutirá en tu bienestar, en un incremento en el ámbito laboral, o satisfacciones plenas y sin agotamientos, si acaso sos un amante de los videogames o de la lectura digital.

FUENTE: TENDENCIASMAG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *