Un proyecto en el Concejo prevé que avenida Freyre sea un bulevar

El concejal Leonardo Simoniello elaboró la propuesta, luego de un relevamiento de más de 560 inmuebles y entrevistas con vecinos, comerciantes e instituciones de esa arteria, quienes aportaron su opinión sobre ese sector.

Entre otras virtudes, posee generosos canteros centrales, buenas dimensiones de veredas, incluso tiene un ancho mayor a Bulevar Pellegrini. Al realizar un balance de los aspectos positivos y negativos del corredor, surgió el plan para intervenir esta avenida tan popular.
Simoniello y su equipo de trabajo realizaron estudios integrales que comprendieron un relevamiento y clasificación de los más de 560 inmuebles, entrevistas con vecinos, comerciantes e instituciones de la avenida, quienes hicieron sus aportes sobre el sector.
Los resultados arrojados determinaron que avenida Freyre no invita al paseo debido al estado del cantero central, el poco desarrollo de actividad productiva y financiera, el uso desordenado del espacio, sumado al bajo índice de habitabilidad en comparación con otras arterias de gran porte.
Los ejes
Luego del estudio interdisciplinario a lo largo de las 19 cuadras de la avenida, el concejal Simoniello planteó en una propuesta la ejecución de cuatro ejes.
El primero de ellos se vincula con la remodelación del cantero central definiendo espacios de circulación, permanencia y recreación, con criterios de accesibilidad, incorporando iluminación con tecnología LED, semaforización y señalética horizontal y vertical, renovación de paradas de colectivos, protección y recuperación del arbolado público y mejoras en el desarrollo de actividades productivas.
Sobre la cuestión hídrica, Simoniello prevé la instalación de retardadores pluviales en puntos críticos de la avenida (calle Catamarca), teniendo en cuenta las características particulares de la zona y los estudios técnicos realizados con el Instituto Nacional del Agua (INA).
Para el mejoramiento de la movilidad urbana se propone un estudio integral para evaluar los sistemas de transportes, estacionamientos y posibles ciclovías. Se buscará mejorar el ordenamiento del tránsito y la seguridad vial, y se evaluará el funcionamiento de la rotonda en la intersección con Bulevar Pellegrini, entre otros aspectos importantes.
Por último, se propone la creación de un nuevo distrito en el Reglamento de Ordenamiento Urbano, para incentivar la construcción y estimular la instalación de locales comerciales.
Leer las necesidades
Al igual que otras grandes avenidas de la ciudad, incluso Bulevar, todos los corredores se modificaron con el transcurso del tiempo. En algún momento fue de la mano de la urbanización, y en otros, para mejorar la accesibilidad a determinados servicios (la asistencia sanitaria, por ejemplo).
“No siempre las expectativas de un sector resultan como se las ha planificado –explicó Leonardo Simoniello–. Más allá de las normativas que regulan la ciudad, la sociedad adopta espacios y los hace propios con otra perspectiva”.
“Observar, analizar y repensar las políticas urbanas luego de cierto tiempo, no significa retroceder o asumir equivocaciones, sino comprender las necesidades y entender la ciudad como un sistema en movimiento”, finalizó.
FUENTE: DIARIO UNO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *